Una familia eritrea se enfrenta al paro y al deshaucio