Rato, el hombre que pudo gobernar