El primogénito de los Pujol usaba su apellido para lograr mordidas