Los preferentistas reciben entre gritos a la exministra Ana Mato