Monedero: “Tenía 17 calcetines rojos muy parecidos y gritando: ¡No tengo nada que ver contigo! Me pareció una metáfora ideal”