Javier Ruiz: “El delito fiscal consiste en que los gastos se facturan como Aizoon”