Jesús Lizcano: “Somos demasiado laxos, demasiado permisivos con la corrupción”