Alicia Gutiérrez, a Federico Quevedo: “¡Ahora se llama discrepancia!”