Por primera vez un partido político reconoce que se financió ilegalmente