Amparo Cuevas, el motor de un imperio económico