Los escoltas de los Duques de Palma acosan a la prensa