La carta que Ruth envió a Bretón a prisión