Vuelve House, y más gamberro