Una llamada de teléfono hizo que la vida de Fátima cambiara para siempre