El sueño premonitorio de Nieves que termina con la mano rota de Cristóbal