El primer cliente calvo del ‘Gym Tony’