La ‘mejor’ bienvenida para Betsaida