‘Fuera de cobertura’ muestra un “cementerio de gomas” de narcotraficantes