En 'Expedición imposible' también hay que hacer de pastor