Varios pisos se han hundido en Madrid por culpa de las latas acumuladas