Un falsificador de teléfonos móviles podría enfrentarse hasta a siete años de prisión