Una casa-hotel de 110 camas: el único lugar que pueden pagar los trabajadores de Ibiza