Milá, con los desahuciados de Bankia