'Diario de' muestra lo que esconde el mercado ilegal de las obras de arte