Francesc Ripoll vuelve “a su sala”