Mucho frío, mal clima y demasiados miedos, antes de la gran final