El día en que los guardaespaldas de Marcus Camby agarraron a Dani por el cuello