La cámara oculta de Abascal que termina en un premio de 80 euros para su víctima