Empezar hablando de selfies y acabar con los vampiros: los talentos de Abascal