El gobierno quiere que los ludópatas no puedan pedir un crédito rápido