Exclusiva | Romina se defendió antes de morir: los arañazos de su presunto asesino