Sánchez visita las tumbas de Azaña y Machado como homenaje a los exiliados por el franquismo