Sánchez tendrá que seguir mirando a nacionalistas e independentistas