"No existe cura para mi locura", el rap más premonitorio del 'caníbal de Ventas'