La belleza o la popularidad de un animal determinan sus posibilidades de ser protegido