El presunto asesino de Tenerife no ha preguntado por su hijo pequeño en el interrogatorio