Un artista español, del plátano pegado a la pared vendido por 120.000 euros: “Por supuesto que es arte”