Gonzalo Pérez Sarró: "El chino: un personaje extraño, prodigioso y único"