Con tan solo 14 años crea un software que puede poner en peligro a las grandes empresas