Una película maldita, El enemigo invisible y un convento encantado, en Cuarto Milenio