Los caníbales que se comieron a su líder desde el cuello hasta los genitales