LOS PSICÓLOGOS ALERTAN: Los rituales adivinatorios comienzan a ser adictivos