¿Ha arrancado la cuenta atrás para la guerra del agua?