La Virgen de la Balma sanaba durante milenios a enfermos endemoniados