El cartel de inauguración de la plaza de toros de Pozoblanco también fue maldito