Lo sucedido en Zas: un rayo bola