El río Gállego presenta altos índices de contaminación por vertidos de una fábrica