El cierre de Iker: "Uno mismo puede ser su mensaje y lanzarlo al mundo"