David Sharp, una muerte sin auxilio