Un maleficio puede acabar con la vida de una persona